La Voz de La Verdad

REFLEXION: PORQUE NO VINO A TRAER PAZ...

ciegos.jpg

Por Felipe Pérez

Psicólogo

Desde el año 2011 han habido muchas manifestaciones de rebelión frente al orden establecido mundialmente. Está en crisis todo pensamiento tradicional que imperaba en la mentalidad y está siendo sustituido gradualmente por un paradigma más liberal, relativista, pos-moderno, nuevaerista, hedonista, y muchas cosas más que han ido transformando poco a poco los esquemas de pensamiento de la población chilena y latinoamericana.


Esto es lo más terrible, ya que con el tiempo se ha cuestionado de que los resultados obtenidos de los gobiernos anteriores durante estos años, sean o no realmente buenos para nuestra nación. Esto ha abierto paso a paso las puertas hacia un escepticismo e incredulidad más radical. Y es aquí donde las éticas y morales también llegaron a ser cuestionadas por este pensamiento rebelde y escéptico. Con esto no quiero decir que cuestionar sea malo, solo quiero decir que el cuestionarlo todo a partir de los propios placeres terrenales y efímeros puede llevarnos a una distorsión total del orden social, y no solo social, sino que también a un desorden a nivel psicobiológico, y también orgánico. Cualquier funcionamiento que sea modificado por algo que va en contra de su naturaleza y utilidad acarrea un millar de consecuencias dañinas a nivel individual y social. Un homosexual por más que quiera quedar embarazado no podrá, porque su condición biológica o determinismo estructural (en palabras de Maturana) no le permitirá crear una realidad más allá. Sólo será una fantasía que se quiere llevar a cabo frustradamente. El ir contra este orden puede llevar a enfermedades como el sida, el útero falso, etc. Esto es solo un ejemplo de muchos más que demuestran los efectos que produce este pensamiento extremadamente hedonista que aparentemente es liberador. A este tipo de cuestionamiento me dirijo.



Este tipo de cuestionamiento extremista y supuestamente racional ha buscado introducirse lentamente en las mentes de los pueblos, ciudades y naciones. Este pensamiento se ha disfrazado por conceptos como el de democracia, de socialismo radical y neo-liberalismo (desde el concepto de consumismo como placer individual), con el fin de pasar desapercibido por la gente, ya que un cambio abrupto podría espantar a la gente, y el plan diabólico fracasaría. Pero el enemigo es astuto, y además insistente, por eso ha preparado estos surcos que llevan años influenciado y modificándose sin que nos demos cuenta. Por ejemplo hace unos años los programas de mayores de edad eran el medio por el cual se difundía la inmoralidad sexual, hoy vemos como la televisión de día también la difunde sin piedad ante la inocencia de nuestros niños. Satanás quiere pervertir poco a poco esta generación.


La nueva era se está acoplando a este cambio social, para sumar su perversión de la supuesta naturaleza del hombre, una energía inerte que a su vez es Dios, e introducirla en la conciencia del hombre, haciéndole creer que el hombre es Dios. Esto ha puesto al hombre como el centro del mundo, suprimiendo totalmente la personalidad de Dios.


Las éticas se cuestionan y cada ser humano crea su propia filosofía de vida, por tanto no hay una verdad irrefutable, según este movimiento, he aquí el hombre en búsqueda de sus placeres sin el freno de la moral, pues es "libre", se cree Dios. La idea de relativismo ha hecho confusa e inestable la sociedad, porque toda norma es cuestionada a la tiniebla de los placeres. Esto produce una confusión, lo que antes era Sí y No, se complementó por un "probablemente", "quizás", "depende", "me llama la atención" y varias frases de dilucidan de esta pérdida de claridad. La nueva era está trayendo confusión al punto de que cuando te preguntan por facebook sobre un evento a realizar, las opciones de asistencia que se encuentran es: Asistiré, Quizá asista, No asistiré. Y generalmente la gente escribe "Quizá asista" sabiendo que no asistirá a tal evento, o escribe Sí aunque no esté segura de que irá (sólo por una emoción del momento). No escriben la palabra "No", es bastante curioso. Hay un temor constante por ser rechazado, porque si pongo no quedaré como el mal amigo o cosas así. Obviamente es un ejemplo, y no quiero decir con esto que todos hagan esto, solo quiero decir que esto es lo que se ve muchas veces, y no solo en facebook, sino también en la sociedad. Cuando nos preguntan sobre la masturbación algunos dicen es natural, pues la biología y la psicología dicen que es normal. Pero ¿por qué nos cuesta decir que eso no es de Dios, sino más bien una perversión del diablo que ahora se ha hecho convencional, pero que en un principio no era? Está el temor a ser rechazados. El consumismo es la herramienta que facilita este tipo de respuestas "tibias" el consumismo te hace vivir en la apariencia, y más, en tener temor a ser visto como alguien ajeno y distinto. Eso es el temor al hombre. Pero ese temor es abominación para nuestro Padre celestial, porque nos lleva a caer en la búsqueda de los placeres para sentirnos cómodos con nosotros mismos y socialmente, y a su vez evitar ser des confirmados por una sociedad que está en crisis.


Romanos 12: 2 "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta"


Frente a todo este caos y confusión se ha perdido la capacidad de discernimiento, los ojos de los entendidos fueron cerrados, la sabiduría de este mundo se ha apoderado incluso de la iglesia. Y lo peor es que no nos hemos dado cuenta, muchas conciencias se han cauterizado. Hay tantas opiniones que imperan últimamente, pero ninguna es de Dios, sino del hombre. Ya no se sabe cuál es el Sí, ni cuál es el No.


Jesús dijo: "Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede" (Mateo 5: 37)