La Voz de La Verdad

UNA RESPUESTA A LA HOMOSEXUALIDAD (PARTE 2)

Por Simón Aquino

Entendiendo el alma:

Mucho se ha dicho del alma, creo que he leído varios libros en que se muestra el alma como el lugar donde se establece la voluntad, las emociones y la mente, y eso es correcto, mas quisiera ampliar un poco la concepción que tenemos del alma para entender el impacto de la homosexualidad sobre esta.

Génesis 2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

La traducción de los judíos mesiánicos es un poco más detallista en el lenguaje que Moisés usó al escribir.

Génesis 2:7 Entonces YAHWEH Elohim formó al hombre [Hebreo: adam] del polvo de la tierra [Hebreo: admah] y sopló sobre su rostro el aliento de vida, y el hombre se convirtió en un alma viviente.

Cuando Dios sopló sobre el cuerpo inerte de barro de Adán, este cuerpo se llenó de espíritu. Este espíritu venía de la eternidad, puesto que fue soplado desde el interior del Dios eterno. Esta unión entre el espíritu eterno y el cuerpo de barro provocó la formación del alma.

El alma es como una bisagra entre el espíritu y el cuerpo, tiene componentes abstractos y componentes físicos, me refiero a que está ligada profundamente al funcionamiento del cuerpo y es impactada por este. De la misma forma está ligada al espíritu eterno y este puede influenciarla cuando es vivificada por el Espíritu Santo.

El alma es la sección del ser humano donde el mundo exterior es ordenado y permite que el hombre funcione sin entrar en un caos por causa de la cantidad de estímulos que recibe a cada segundo desde el exterior.

Por ejemplo, ahora mismo mientras escribo está sonando la adoración de los parlantes, el ruido de la calle, a la vez que mis ojos están mirando la computadora y mi mente está trabajando para ordenar los pensamientos que quiero poner en las líneas próximas. Toda esta información se ordena en el alma, no en el cerebro, el cerebro es solo el componente físico de mi alma. Si bien están conectados y ligados para funcionar, de nada me serviría un cerebro sano si mi alma está fragmentada, pues terminaría enfermando mi cuerpo. Esto es a lo que los médicos denominan “enfermedades psicosomáticas”, es decir que la situación del alma (psique o psico) está trayendo síntomas al cuerpo.

El cuerpo y el alma están ligados profundamente, ya que el alma debe ordenar lo que el cuerpo percibe y darle razón de ser para mantener el orden sano del hombre.

Cuando el hombre es engendrado, Dios sopla aliento de vida. En el momento de la fecundación, ese aliento forma el alma en este ser humano. Es como una pizarra en blanco que va escribiendo en ella según los estímulos que reciba del exterior.

El alma y la sexualidad:

Cada situación que vamos viviendo es escrita en el alma. Los traumas a veces se esconden en ella como un mecanismo de defensa, pero todo lo que vivimos se guarda en el alma; no de la manera literal, sino como el hombre lo interpretó al recibirlo.

Esta bodega de recuerdos va guardando información y ordenándola; haciéndola parte de la personalidad del ser humano; mezclando en cada situación que almacena, sus emociones, mentalidad y voluntad. Su objetivo es buscar un orden interior que explique los estímulos que recibe del mundo exterior.

Génesis 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Al crear al ser humano, Dios define en ellos la sexualidad. Esto es más que un simple detalle, esto tiene que ver con el propósito que Dios les dio como almas vivientes y como representantes del reino de Dios.

Él definió dos maneras de funcionamiento sexual, hombre y mujer. No solo es una función del cuerpo, sino que el alma está diseñada en cada uno de ellos para funcionar de esta manera. De la misma forma el espíritu está predeterminado según el diseño de cada ser humano y este incluye su género y sexualidad. Usted dirá ¡¡pero los ángeles son espíritu y no tienen sexo!!, Esa afirmación debe ser revisada a la luz de la palabra de Dios, y por lo menos si vamos a afirmar aquello debemos responder al relato del nacimiento de gigantes antes del diluvio citado en Génesis (no lo haré yo porque no es el tema ahora) y a los informes de hermanos que participaron de sectas de alto nivel. Pero si quisiéramos creer que los ángeles son asexuados, una cosa es segura, los espíritus tienen género, masculino o femenino.